Cuando alguien quiere comprar una vivienda lo habitual es que siga un recorrido similar al que hacen otros. Primero comienzan a mirar zonas en las que le gustaría vivir, después buscan los pisos que mejor encajan con sus gustos y presupuesto, más tarde quedan con una inmobiliaria y por último deciden qué vivienda quieren y solicitan el préstamo para comprarla. Sin embargo, entre los dos pasos finales a veces pasa un tiempo que incrementa los nervios de los compradores y puede llegar a complicar la operación. Para evitar que esto suceda, te mostramos cómo ayudar a tus clientes con la hipoteca y comprar más adelante.

¿Cómo ayudar a tus clientes con la hipoteca primero y luego con la compra?

Trabajar en el sector inmobiliario es todo un reto, ya que te enfrentas a diario a tener que complacer al mismo tiempo a compradores y vendedores. Aunque el método tradicional, el que mencionábamos al principio, conlleva la firma de muchas operaciones, lo cierto es que en muchos casos no es la mejor opción. Por eso, queremos que conozcas cómo ayudar a tus clientes con la hipoteca primero y después hacerlo con la compra.

Es decir, antes de conocer dónde quieren comprar o cómo quieren que sea la propiedad, descubrir sus posibilidades de financiación e incluso lograr que el banco conceda la cantidad que necesita. Hacerlo así tiene bastantes ventajas, como verás a continuación.

¿Qué ventajas tiene solicitar la hipoteca antes de buscar una vivienda?

Está claro que si cambias la forma de afrontar la compra de una vivienda tiene que ser porque para ti resulta más ventajoso hacerlo de otra manera. En los siguientes apartados queremos mostrarte cuáles son los beneficios de solicitar el préstamo hipotecario antes de empezar a buscar la vivienda que el comprador desea adquirir:

Requisitos. Sabrás si el cliente cumple los requisitos de los bancos para solicitar una hipoteca. De esta forma, evitarás perder el tiempo enseñando viviendas que luego no va a poder comprar. Para cumplir dichos requisitos es importante que el posible comprador tenga ahorrado un porcentaje de la compra, un trabajo estable, un sueldo competitivo, no esté muy endeudado y que todos sus pagos estén al día.

Presupuesto. Saber cuánto dinero puede conceder un banco a tu cliente te servirá para contar con un presupuesto ajustado. A partir de ahí, la búsqueda de vivienda será más sencilla, ya que sabrás qué casas puede comprar y cuáles no.

Contrato de arras. En la mayoría de los casos, una vez que se encuentra la vivienda que encaja con los gustos del comprador se firma el contrato de arras. Esta reserva establece un plazo para firmar la compra-venta que hay que cumplir. Salvo que se acuerde lo contrario, si no se cumple el comprador perderá la señal que haya dado. Tener concedida la hipoteca con anterioridad hará que este paso sea un mero trámite. El cliente no estará nervioso pensando en si se le van a conceder el préstamo o no.

Ahora ya sabes cómo ayudar a tus clientes con la hipoteca. Sin duda, resulta muy ventajoso solicitar primero el préstamo y luego buscar la vivienda que encaje con el presupuesto. ¿Quieres qué todos estos trámites sean rápidos y sencillos? Entonces ponte en contacto con nuestro equipo y te mostraremos cómo conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *