El Euríbor cierra agosto batiendo récords históricos

El Euríbor cierra agosto en niveles de auténtico récord histórico, ya que su media mensual se ha situado en el -0,359 %. Es cierto que es muy similar al valor del mismo mes de 2019, que terminó en el -0,356 %, pero esta mínima bajada supone un gran alivio para todas las familias que temían un repunte del índice hipotecario, que llevaría de la mano una subida de las cuotas de la hipoteca.

¿Por el Euríbor cierra agosto en niveles tan bajos?

Por supuesto, los préstamos que se revisan con el Euríbor de agosto tendrán una cuota algo más baja, pero no supondrá tampoco un gran ahorro. Sin embargo, volvemos a recalcar la idea de que es una buena señal, no solo para los hipotecados, también para quienes desean comprar una vivienda. Por consiguiente, es positivo para los agentes de la propiedad, ya que se podrán firmar un mayor número de operaciones en las próximas semanas.

Cabe recordar que el coronavirus subió el Euríbor en el mes de mayo a niveles que no se veían desde los últimos meses del 2016, algo que desató el pánico entre quienes estaban a punto de firmar una hipoteca con interés variable y les llevó a replantarse si era la mejor opción. Además, pocos esperaban que la bajada fuera tan rápida y en unos meses se alcanzará un índice más bajo que nunca antes en la historia.

¿Ha tocado suelo el Euríbor? Es difícil de predecir, ya que la tendencia de los últimos días del mes de agosto fue que se moviese en valores incluso más bajos. Las razones principales son que el coronavirus ha vuelto con fuerza en muchas zonas y las medidas que ya ha anunciado el Banco Central Europeo, que se encaminan a fortalecer una economía bastante tocada. Por supuesto, para conseguirlo son esenciales unos tipos de interés bajos.

¿Cuándo creen los expertos que volverá a subir el Euríbor?

Para los expertos está claro que el futuro del Euríbor lo marcará el tiempo que tarde la economía de la zona euro en recuperarse y la rapidez con la que lo haga. Aunque no hay nada que pueda afirmarse con rotundidad, casi todos coinciden en señalar que no parece que antes de 2022 el indicador suba de manera considerable.

En España la recuperación parece que llevará más tiempo, aunque el Gobierno augure una rebote por encima del 10 % en este tercer trimestre de año. La opinión general es que la economía dependerá de cómo se gestione la crisis del coronavirus en los próximos meses y en el tipo de medidas que tomen. En lo que sí coinciden todos los expertos es en que un nuevo confinamiento como el vivido en marzo traería poco menos que la hecatombe para nuestra economía.

De hecho, muy pocos creen que en España el PIB pueda recuperar en 2021 todo lo perdido en este 2020 y habrá que esperar al menos otro año más para conseguirlo.

A pesar de todo lo comentado, el sector inmobiliario tiene algunos datos que pueden llevar a un moderado optimismo. Por ejemplo, que los precios de las viviendas no sigan subiendo e incluso bajen puede mover el mercado. Además, un Euríbor bajo facilita el crédito. Por no hablar de las hipotecas a interés fijo, un producto con una salida cada vez mejor.

Ahora nos gustaría conocer tu opinión, ¿qué crees que ocurrirá con el sector inmobiliario después del verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *