El Covid-19 ha irrumpido con tanta fuerza que en unos pocos meses ha transformado la sociedad. La situación económica es más que preocupante y son pocos los sectores que no se han visto afectados por lo que está sucediendo. Con todo lo que está pasando, muchas familias se preguntan cómo son las hipotecas después del coronavirus. En las siguientes líneas intentaremos mostrar hasta qué punto han cambiado las condiciones.

¿Cómo han cambiado las hipotecas después del coronavirus?

La crisis del 2008 parece que se quedará pequeña en comparación con la que estamos viviendo en estos momento. Los bancos ya sufrieron en aquel tiempo grandes pérdidas y ahora no quieren repetir los errores del pasado. Por eso, las hipotecas después del coronavirus sufrirán algunos cambios para adaptarse a la nueva realidad.

Es lógico que los bancos quieran ser prudentes, ya que la inestabilidad económica acarreará un aumento de la morosidad en los próximos meses. Es cierto que ninguna entidad ha modificado las condiciones de sus hipotecas en teoría, más allá de las ofertas que puedan ir sacando para sus clientes, pero en la práctica sí han endurecido sus criterios.

Hay que tener en cuenta que muchos que hace tan solo unos meses tenían un perfil atractivo para las entidades, ahora están metidos en un ERTE y tienen muy complicado acceder a un préstamo. Otros, autónomos y empresarios, contaban con unos ingresos altos y en este momento han perdido buena parte de ellos, algo que también complica la aprobación de una hipoteca.

Otro reto al que se pueden enfrentar quienes solicitan una hipoteca es que algunos bancos empiezan a reducir los porcentajes de financiación. Antes de esta crisis, lo normal es que se concediese un 80 % del valor de tasación, a partir del coronavirus es posible que solo te den el 70 % o incluso el 60 %. Simplemente este hecho ya complica muchísimo optar a la compra de una vivienda.

Por supuesto, hay alternativas para conseguirlo, como el aval o la doble garantía hipotecaria, un producto muy atractivo ya que tiene un menor riesgo que la figura clásica del avalista. Sin olvidar que las personas con estabilidad económica o grandes ingresos tienen siempre abierta la puerta de las entidades bancarias.

¿Que más cambios traerán las nuevas hipotecas?

Aunque por Ley los bancos no pueden obligar a nadie a vincular la concesión de una hipoteca a la contratación de ciertos productos, sí pueden ofrecer mejores condiciones si lo hacen. Lo habitual es que se obtenga un diferencial más bajo. Además de domiciliar la nómina, se suelen ofrecer la contratación de seguros o de planes de ahorro, por ejemplo, para lograr una cuota más baja cada mes.

¿Recuerdas cuándo en el mes de mayo empezó a subir el Euríbor? En ese momento se desató el pánico ante el miedo a un incremento sustancial, sin embargo, ha sucedido todo lo contrario y el Euríbor cerró agosto en mínimos históricos. Es una de las razones por las que los bancos están ofreciendo mejores condiciones si se contrata una hipoteca a tipo fijo, con un índice de interés realmente bajo, en algunos casos inferior al 2 %. Una opción muy atractiva también para los clientes.

Seguro que los próximos meses traen más cambios en las hipotecas después del coronavirus, ¿estarás preparado para afrontarlos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *