A lo largo de los últimos años Internet, las nuevas tecnologías, las Redes Sociales y el Big Data han dado paso a nuevas tendencias que, hasta el momento, nunca antes habían estado presentes.

El sector inmobiliario, como cualquier otro, no se ha quedado atrás así que también ha empezado a vivir una vertiginosa revolución tecnológica en la que el proceso de compraventa de una vivienda ha cambiado por completo: desde la búsqueda del inmueble hasta la toma de decisión, pasando por la valoración y financiación de la misma. A día de hoy, gracias a los avances tecnológicos que se han experimentado, ya es posible realizar visitas a propiedades mediante la realidad virtual, controlar edificios con drones, los portales inmobiliarios ofrecen información relevante del entorno donde se ubica una finca mediante el Big Data, el blockchain se ha convertido en una herramienta clave para firmar contratos… Sin embargo, a pesar de estos grandes progresos, en el proceso de la financiación inmobiliaria apenas se conocen los increíbles avances que van más allá de los típicos Marketplace con ofertas hipotecarias de diferentes bancos.

Proceso hipotecario: cómo es

El proceso hipotecario en España no ha variado mucho con lo cual es prácticamente el mismo que hace 50 años. Para solicitar una hipoteca el cliente tiene que personarse en su entidad bancaria con la documentación requerida. Por norma general, el director de la oficina es la persona encargada de introducir toda la información económica en su sistema de scoring, el cual le dirá si se puede aprobar, denegar o enviar a la central de riesgos para que lo analice el Departamento correspondiente. El problema es que, hasta que el personal de la oficina empiece a introducir la información pueden pasar días, incluso semanas. En la mayoría de los casos, el expediente, suele aprobarse por la central de riesgos de la entidad dado que, o no se puede sancionar por la oficina por tema de atribuciones o bien se escapa por scoring dudoso. Este proceso no solo es lento, sino tedioso y anacrónico para un cliente cada vez más tecnológico, exigente y digital. ¿Quién no tiene un móvil con internet hoy en día?

La revolución de las Proptech y Fintech

Las proptech y las fintech han nacido para mejorar la vida del consumidor. No es que detecten las necesidades antes que las grandes corporaciones sino que están más preparadas para adaptar y lanzar productos innovadores más rápido, pues no dependen de burocráticas decisiones estratégicas.

De ahí que empresas como Prohipotecas que empezaron como un sencillo buscador hipotecario se hayan convertido en una plataforma de scoring bancario capaz de preaprobar las operaciones hipotecarias en segundos y obtener la aprobación final de la entidad en 24 horas, acortando el proceso tradicional hasta en un mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *